Mucho se habla de bonos, beneficios y ayudas en el último tiempo. El gobierno, con el fin de mantener a las masas algo más tranquila, ha entregado una serie de regalías para los chilenos, pero ¿es esto suficiente? ¿no será que esquiva la vista de otros problemas aún sin resolver?

Que no se malentienda: creemos (y siempre creeremos) en los beneficios del estado, pero desde lo más profundo nos molesta que estos sean los temas centrales que están sobre la mesa y no la lucha que por tanto años hemos dado.

¿Por qué Chile no ofrece un bono compensatorio y de reconocimiento a todas aquellas personas que han luchado junto a nosotros por cuidar los glaciares y otras fuentes de recursos naturales?

No queremos dinero, queremos un bono de reconocimiento, un bono que le diga a todos los luchadores y cuidadores de nuestros recursos, que están siendo escuchados.

Si nos vamos al sitio oficial de bonos y ayudas de Chile, nos encontramos con por ejemplo, el famoso bono bodas de oro. Sí, es lindo celebrar el amor, pero ¿por qué no a su lado ponemos también el bono al cuidado ambiental?

Desde lo más profundo y entendiendo que este ideal y deseo es solo una utopía, desde aquí celebramos con un bono simbólico y un reconocimiento especial para todos aquellos quienes han luchado día a día por conservar nuestros recursos y mantener un Chile sustentable.

Nuestro bono no incluye dinero, pero sí un fuerte abrazo (disculpen lo poco), para todos ustedes.

Se despide con mucho cariño el equipo de República Glaciar.